Los sistemas económicos
LogoYirepaFinanzas

Al continuar utilizando este sitio usted acepta el uso de cookies como se describe en nuestra política de cookies.

Si deseas resolver tus dudas sobre los conceptos básicos de las finanzas y la economía, éste es tu sitio.

Conjunto de procedimientos insti-tucionalizados con el que una sociedad se organiza para resolver los problemas económicos básicos de la economía.

Las formas de organización económica, social y política que adoptan las sociedades, para resolver los problema de cómo atender las necesidades de sus ciudadanos.

Sistema económico

El Sistemas de Economía Mixta

El Sistema Socialista o de planificación central

Formas de Sistemas económicos

El Sistema Capitalista o de economía de mercado

Los Sistemas Económicos

Problema Económico Básico

 

1. Qué producir

2. Cómo producir

3. Para quién

 

Un Sistema Económico

da respuesta a estas tres preguntas básicas.

 

 

Sistema Económico

Forma concreta en que se organizan los individuos de una determinada sociedad para solucionar sus problemas económicos.

Un Sistema Económico

tiene como función la asignación de los recursos de una sociedad entre las distintas actividades para producir bienes y servicios y distribuirlos entre sus individuos.

El criterio más empleado para clasificar los sistemas económicos es

el grado de intervención del estado en la actividad económica.

El funcionamiento del mercado suele conducir a la adopción de decisiones más eficaces, pero menos equitativas, mientras que las decisiones del estado resultan más equitativas pero menos eficaces.

Economía de Mercado

 

Sistema económico en el que la oferta y la demanda regulan y determinan la mayor parte de los precios.

 

Las empresas, conducidas por las preferencias de los consumidores, producirán los bienes y servicios que demandan, siempre y cuando sean rentables.

Se recomienda consultar el artículo

"Cómo funciona la economía de mercado"

La mano invisible

Capacidad de autorregulación que el libre mercado tiene intrínseco.

 

Existen situaciones en las que el mercado no es eficiente y requiere la intervención del estado:

 

FALLOS DEL MERCADO

Situaciones en las que

no funciona correctamente el mecanismo de los

precios.

Planificación central

Los medios de producción son propiedad del Estado.

 

Las necesidades del individuo quedan supeditadas a las prioridades del colectivo.

Economía mixta

Combina la economía de mercado con una cierta intervención del estado.

 

Es un sistema basado en la economía de mercado, pero con la intervención más o menos elevada del Estado

La Constitución Española de 1978 establece para nuestro país un modelo de economía mixta

Las economías mixtas se desarrollaron para afrontar la Gran Depresión de 1929

Toda sociedad tiene una serie de necesidades (ilimitadas) que desea satisfacer, pero solo dispone de unos recursos (limitados).

Características del Sistema Capitalista

 

  • La propiedad de los medios de producción es privada.
  • Existe libertad de empresa y de elección, basada principalmente en la maximización del interés individual.
  • Libre competencia. Existe concurrencia libre en el mercado de ofertantes de bienes y servicios similares y, a su vez, consumidores que toman decisiones libres sobre sus compras.
  • El Estado no interviene en la actividad económica. Se limita a garantizar la libertad económica mediante el establecimiento del ordenamiento jurídico .

 

Ventajas:

 

  • Los consumidores, al fijar sus decisiones de compra, consumirán según sus preferencias.
  • Normalmente este sistema permite responder rápidamente a los cambios en la economía.
  • La existencia de la competencia entre las empresas, además de permitir obtener los bienes al mejor precio, fomenta la innovación y la mejora de los productos.
  • Libertad económica. Permite elegir libremente qué producir o consumir según las preferencias o disponibilidades.

 

 

Inconvenientes:

 

  • Si sólo se produce aquellos bienes que son rentables, habrá escasez de bienes no rentables. Por lo tanto, el suministro y gestión de ciertos bienes y servicios deberá ser asumido por el sector público (infraestructuras, sanidad, seguridad, justicia, etc.).
  • Provoca desigualdad en la distribución de la riqueza.
  • Implica inestabilidad económica. Generalmente, debido a su mecánica, existirá alternancia de períodos de bonanza con períodos de crisis, dando lugar a los denominados ciclos económicos.

 

Estos inconvenientes son conocidos como los fallos del sistema de mercado, dando origen al reiterado debate sobre el dualismo Estado-mercado y el grado de intervención de cada uno.

 

 

Esquema-resumen:

Características del Sistema Socialista

 

  • La propiedad privada, prácticamente, no existe. Es el Estado el dueño de los medios de producción y como tal, se apropia del excedente del proceso productivo.
  • Objetivo principal: Conseguir una distribución de la renta y de la riqueza más justa.
  • No existe la figura del empresario. Los funcionarios se limitan a cumplir las instrucciones .
  • El Estado asigna los recursos y fija los precios y los salarios.
  • No existe libertad de actuación de los agentes económicos.

 

Ventajas:

 

  • Propone una equitativa distribución de la riqueza y la desaparición de las desigualdades sociales.
  • Todas necesidades básicas de la sociedad están cubiertas por el Estado.
  • Evita los períodos de crisis (no sufre los ciclos económicos).
  • Está asegurado el pleno empleo.

 

 

Inconvenientes:

 

  • Los miembros de la sociedad no participan en la toma de decisiones económicas y políticas.
  • Cualquier error en la planificación, unido a la poca flexibilidad ante posibles cambios, provoca desajustes entre la oferta y la demanda, dando lugar a situaciones de escasez de productos o bienes sin distribuir.
  • No existen incentivos para los trabajadores en el caso de la que productividad sea alta y tampoco para los productores, ya que toda la producción está vendida, según lo planificado. Ello provoca actuaciones ineficaces y poco rentables en términos económicos.

 

 

Esquema-resumen:

Como ocurre en el sistema de economía de mercado, los agentes económicos privados son los encargados de asignar la mayoría de los recursos, pero el Estado participa aportando bienes y servicios de interés social (educación, la sanidad, etc.)

 

Asimismo, como una economía de mercado, prima la eficiencia en la producción, pero el estado colabora en la consecución de objetivos de interés social. y aunque el mercado de factores determine para quién producir, el Estado, a través de impuestos, transferencias sociales, prestaciones por desempleo, pensiones, etc., interviene en la distribución de la renta .

 

 

Características del Sistema de Economía Mixta

 

  • Aunque la mayoría de los medios de producción son de propiedad privada, para determinados sectores, existe propiedad pública.
  • Libertad de elección de los agentes económicos, solo limitada por el Estado para corregir las deficiencias propias del sistema capitalista.
  • En el ámbito privado, prima el interés individual de los consumidores y los productores; en el ámbito estatal, el bienestar de la sociedad.
  • La mayoría de los precios son establecidos por el mercado (ley de la oferta y la demanda). Una minoría por el Estado.

 

 

Ventajas:

 

  • Existe libertad de acción para productores y consumidores.
  • Garantía de la intervención del estado ante la presencia de desajustes.
  • Equilibra los precios de forma automática a través de la oferta y la demanda.

 

 

Inconvenientes:

  • Presencia de mercados imperfectos (monopolios, oligopolios).
  • Riesgo de inestabilidad económica.
  • La renta no se distribuye por igual.
  • No hay excesiva protección social.
  • En general, si hay desequilibrio entre el funcionamiento del estado y el mercado, presentará los mismos inconvenientes que los otros dos sistemas.

 

La intervención del Estado frente al funcionamiento del mercado no son opciones contrapuestas. La reciente historia ha demostrado que los mecanismos del mercado tiene grandes limitaciones para superar épocas de depresión económica. Tanto la crisis de 1929, como la iniciada en 2007, evidenciaron la incapacidad de los mercados para restaurar el equilibrio, necesitando forzosamente la intervención del Estado.

 

Actualmente, es el sistema económico más adoptado en la mayoría de los países, aunque difieren en el grado de intervención del Estado.

 

Se puede concluir que el mercado debe funcionar con sus características, pero con la necesitada regulación y control del Estado, evitando así los efectos negativos que inevitablemente acompañan al libre mercado (Los fallos de la economía de mercado).

Para superar este problema, los miembros de la sociedad se ven obligados a elegir:

 

  • qué bienes y servicios deben producir,
  • cómo producirlos y
  • para quién (cómo distribuirlos)

 

Según cómo la sociedad responda a estas tres cuestiones básicas, nos encontraremos con diferentes sistemas económicos.

Los distintos sistemas económicos se han inspirado en una serie de doctrinas económicas concebidas por distintos autores del pensamiento económico y, de alguna manera, reflejan la permanente tensión en la que conviven estado y mercado en su afán por imponer sus procedimientos para resolver los problemas económicos de la sociedad. Dependiendo del grado de intervención de cada uno de ellos, podemos establecer tres sistemas económicos básicos:

 

  • El Sistema Capitalista o Economía de mercado, siendo su principal característica el escaso papel que tiene el estado en la actividad económica.

 

  • El Sistema Socialista o Economía de Planificación central, en el que el estado es el que organiza la actividad económica.

 

  • El Sistema de Economía mixta, en el que estado y mercado interactúan.

Su funcionamiento provoca la siguiente mecánica en el mercado de bienes y servicios: si los consumidores demandan mayor cantidad de un bien o un servicio, los productores elevarán su precio para así racionalizar la oferta e incrementarán su producción. En el caso de que exista un excedente de producción, las empresas intentarán deshacerse de estos productos bajando los precios, restableciéndose así el equilibrio (Ver "Cómo funciona la economía de mercado").

 

Igualmente, en el mercado de los factores de producción, la mecánica se repite. Si en un momento determinado se solicitan muchos trabajadores expertos en una materia en concreta, provocará mayores oportunidades de empleo para esa actividad y el salario de estos profesionales tenderá a subir. Por el contrario, si para ese tipo de trabajo existe un elevado número de profesionales, el salario tenderá a bajar.

 

Como consecuencia de este funcionamiento, en el sistema de economía de mercado, si un consumidor está dispuesto a pagar un determinado precio por un producto y una empresa es capaz de fabricarlo a ese precio, y además obtener beneficio, dicho producto será fabricado.

 

Por el contrario, si el precio al que esté dispuesto a pagar el consumidor no coincide con el precio al que es capaz de ponerlo en el mercado el productor, dicho producto dejará de ser fabricado, siendo éste una de los inconvenientes de este sistema.

Como podemos ver, en el sistema capitalista la influencia del estado en la economía es mínima. Se reduce a establecer las leyes necesarias que garanticen la seguridad de los consumidores y permita un funcionamiento organizado del libre mercado.

 

El sistema de economía de mercado (capitalista) se basa en la doctrina conocida como liberalismo económico, iniciada con Adam Smith con la publicación de su libro "La riqueza de las naciones" en 1776.

 

En contra de lo que defendían los mercantilistas, los liberales propugnaban la mínima intervención del Estado, ya que el mercado y su "mano invisible" son capaces de resolver las cuestiones básicas de toda economía. Existe un orden establecido gracias al juego de la oferta y la demanda.

 

El Liberalismo económico destaca la libertad de actuación de la iniciativa privada. Las fuerzas del mercado son las que establecen los precios y los salarios y, por lo tanto, la participación del Estado en la actividad económica debe ser mínima.

"Laissez faire"

dejad hacer

Dejad al mercado que actúe libremente con la mínima interferencia del Estado

Este sistema se caracteriza por el escaso papel que tiene el estado en la actividad económica, siendo el mercado el protagonista mediante la Ley de la oferta y la demanda.

 

En este tipo de sistema, las economías domésticas (familias), con sus decisiones de compra orientan a las empresas sobre qué productos deben producir. Una vez conocida la demanda, las empresas tendrán que decidir qué técnica y factores deben aplicar a la producción de esos bienes para que les permitan obtener el máximo beneficio posible.

 

Indudablemente, en las sociedades que se aplican este tipo de sistema la producción irá dirigida a aquellos que puedan y estén dispuestos a pagar el precio de esos bienes.

 

De esta forma, las tres cuestiones a resolver (Qué, Cómo y para Quién producir), lo determinará el sistema de precios; es decir, la ley de la oferta y la demanda:

  1. Qué producir: lo que las unidades de consumo (familias) demanden en cada momento .

 

 

  1. Cómo producir: seleccionando la técnica y combinación de factores más eficaces y rentables.

 

 

  1. Para quién producir: para aquellos que estén dispuesto a pagar el precio fijado.
  1. Qué producir: lo decide la agencia de planificación central

 

 

  1. Cómo producir: seguimiento del plan ya definido por la central.

 

 

  1. Para quién producir: la autoridad central es la que decide los criterios de distribución, según las necesidades de bienes y servicios.
  1. Qué producir: lo que las unidades de consumo demanden y aquellos bienes y servicios esenciales no cubiertos por las empresas.

 

 

  1. Cómo producir: con la técnica y factores más eficaces y rentables (empresas) y con el objetivo de alcanzar el mayor grado de satisfacción (estado).

 

 

  1. Para quién producir: para aquellos cuya renta permita comprar con el precio fijado (empresas) y aquellos con rentas insuficientes (estado).

El Estado, a través de la elaboración de planes económicos plurianuales, decide qué producir.

Las empresas producen los bienes y servicios que los consumidores demandan en el mercado.

Las empresas producen según la demanda y el estado cubre aquellos bienes y servicios considerados esenciales para la sociedad, no aportados por las empresas.

Las empresas producen para los que tengan renta suficiente para pagar el precio fijado; el estado proporciona bienes y servicios para los que carezcan de renta suficiente.

Continua supervisión y control del plan marcado con los ajustes y correcciones que procedan.

Las empresas producen con la intención de maximizar beneficios, mientras el estado lo hace con el objetivo de cubrir las necesidades de la sociedad.

Las empresas intentan producir con los medios de producción y la tecnología que les permita minimizar los costes.

El criterio de distribución es decisión de la autoridad central.

Las empresas producen para quienes tengan la renta suficiente que le permita adquirir los bienes al precio que estos alcanzan en el mercado.

Existen diferentes mecanismos para responder a las tres cuestiones básicas del problema económico, dando como consecuencia diferentes sistemas económicos.

 

Estas alternativas pueden ir desde un extremo, en el que se apuesta por la intervención directa del estado en todas las actividades económicas (socialistas), al otro extremo, en el que se defienden la plena libertad de mercado, limitando al mínimo la intervención del estado (capitalistas).

 

El debate sobre el grado de intervención del estado frente a la actuación de las fuerzas del mercado constituye uno de los asuntos claves en el definir de los sistemas económicos y en la historia del pensamiento económico.

 

De esta forma, es generalmente aceptado adoptar como criterio para distinguir los diferentes sistemas económicos el mecanismo por el cual se toman las decisiones económicas y, primordialmente, qué institución, estado o mercado, va a asumir la responsabilidad y la iniciativa de las funciones de las actividad económica de un país, de una región, de una sociedad.

 

Evidentemente, entre estas dos propuestas extremas existen las intermedias. Fruto de esta constante polémica sobre qué proporción entre estado y mercado es la más conveniente, surgen las diferentes corrientes económicas (liberales, conservadores, socialdemócratas, progresistas, comunistas, etc.) que presionan en una u otra dirección con más o menos intensidad, en cada país y dependiendo de la coyuntura temporal, ya que el grado de intervención del estado en la economía estará supeditado al partido político que esté gobernando en ese momento.

 

Así, podemos afirma, de forma general, que los partidos de centro-izquierda se inclinan más por aplicar políticas keynesianas (mayor intervención del Estado), mientras que los partidos de centro-derecha proponen políticas neoliberales (mayor protagonismo del mercado).

Ésta es la base del problema económico:

el uso eficaz de los recursos limitados para

satisfacer las necesidades de la sociedad.

En este sistema, es el Estado el que decide cómo resolver los problemas económicos fundamentales, ya que organiza la actividad económica y decide, mediante una planificación, qué se va a producir, cómo se va a producir y cómo se va a repartir dicha producción.

Tiene su base ideológica en el marxismo, surgido de las ideas de Karl Marx y recogidas en su obra principal El capital en la que postula alcanzar una sociedad sin distinción de clases donde tanto el proceso de producción como las fuerzas productivas y las relaciones que surgen de la producción se conviertan en un bien social.

 

Mientras Adam Smith defendía el mercado, el capitalismo y la mínima intervención del estado, Karl Marx propugnaba la creación de una sociedad socialista y exigía la intervención del Estado en los asuntos económicos.

Marx critica el capitalismo porque se trata de un sistema caracterizado por la explotación dentro de la economía, de la fuerza de trabajo del hombre al instituir el trabajo como una mercancía más. El capitalismo es responsable de generar numerosas desigualdades sociales.

 

El Sistema Socialista responde a las 3 cuestiones del problema económico de la siguiente forma:

De todo lo expuesto se desprende que en este sistema lo prioritario es el cumplimiento de los objetivos y no la forma de conseguirlos. Es decir, no se considera primordial la selección de los procesos productivos más eficientes que logren minimizar los costes. Al contrario, con la finalidad de cumplir los objetivos fijados por el plan, se intenta acumular la mayor cantidad posible de recursos, generalmente muy por encima de las necesidades.

Hemos visto los dos sistemas económicos "puros" que predominan desde el siglo XVIII: el capitalismo (economía de mercado) y el socialismo (economía de planificación central). Dos extremos que han ido evolucionando con el tiempo hacia un nuevo sistema que combina ambos. Estamos hablando del Sistema de Economía Mixta.

 

Efectivamente, se trata de un sistema que incorpora elementos tanto de la economía de mercado como de la economía planificada, en diferentes proporciones.

Se considera a John Maynard Keynes el ideólogo y mentor de este sistema económico, ya que fue este economista inglés (1883-1946) el primero en proponer utilizar conjuntamente las señales del mercado y las directrices del estado para resolver los problemas económicos.

 

A raíz de la publicación de su libro Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero (1936), donde alentaba a una política de intervencionismo estatal para mitigar los efectos de una recesión económica, varios países, a partir de la década de los años 30, pusieron en práctica su planteamiento para superar la crisis iniciada en 1929.

 

El Sistema de Economía Mixta afronta los problemas económicos básicos de la siguiente forma:

Algunos lo definen como un sistema capitalista en el que el estado interviene para intentar corregir las imperfecciones del mercado. Otros lo ven como el tipo de economía en la que el estado y el mercado interactúan a la vez en la economía, en mayor o menor medida, dependiendo del país y de las circunstancias políticas y económicas de cada momento.

 

Economía mixta

Sistema económico en el que el mercado se encarga de asignar los recursos, pero

el estado interviene, en mayor o menor medida, para regular su funcionamiento.

El escenario creado tras la Segunda Guerra Mundial obligó a la mayoría de los países europeos, ante las limitaciones que presentaban la economía de mercado y la planificación central, a buscar un sistema más eficaz, pero que mantuviera las bondades de los otros dos.

 

Este nuevo sistema, denominado Economía Mixta, es actualmente el más extendido en la mayoría de los países desarrollados, entre ellos España, con significativas diferencias, dependiendo de su forma de aplicación y grado de la intervención estatal.

Constitución Española de 1978

Art. 33: Se reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado. Los poderes

públicos garantizan y protegen su ejercicio y la defensa de la productividad, de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación.

 

Art. 131: 1. El Estado, mediante Ley, podrá planificar la actividad económica general para atender a las necesidades colectivas, equilibrar y armonizar el desarrollo regional y sectorial y estimular el crecimiento de la renta y de la riqueza y su más justa distribución.

Como se ha podido comprobar, cada uno de los sistemas económicos analizados está basado en una doctrina económica.

Una doctrina económica es un conjunto de ideas, opiniones y teorías sobre el funcionamiento de una economía, enunciadas por economistas influyentes de un período histórico determinado, que intentan presentar soluciones teóricas a los problemas económicos.

Los sistemas económicos suelen fundamentarse en doctrinas surgidas en un contexto social determinado, para desarrollar los procedimientos y mecanismos que se necesitan para resolver los problemas económicos de un país.

 

Así, mientras que el liberalismo económico ha sido la doctrina que impulsó la implantación del capitalismo como sistema, y el marxismo la base ideológica para el desarrollo del la Planificación central (socialismo), el keynesianismo demostró que aunque el estado y el mercado han sido instituciones permanentemente en conflicto, pueden ser complementarios y coexistir dando origen a la Economía Mixta.