Estructura Económica y Financiera
LogoYirepaFinanzas

Al continuar utilizando este sitio usted acepta el uso de cookies como se describe en nuestra política de cookies.

Si deseas resolver tus dudas sobre los conceptos básicos de las finanzas y la economía, éste es tu sitio.

Estructura Económica y Financiera

Desde la perspectiva económico-financiera, Andrés S. Suárez Suárez define a la empresa como una sucesión en el tiempo de proyectos de inversión y financiación.

 

En el balance de las empresas se detallan todas las inversiones (Activo o Estructura Económica) que ha ido realizando a lo largo de su existencia y las fuentes de financiación de esas inversiones (Pasivo o Estructura Financiera):

 

1. Activo o Estructura Económica, es la que permite la producción de bienes o la prestación de servicios. Debe proporcionar una determinada rentabilidad.

 

2. Pasivo o Estructura Financiera, son los recursos que dispone la empresa para financiar la estructura económica. Suponen un coste para la empresa.

Entre la Estructura Económica y la Estructura Financiera existe una estrecha correspondencia, ya que las decisiones de financiación condicionan a las de inversión y a su vez son limitadas por ella.

 

Para que una empresa sea viable a largo plazo

 

la rentabilidad proporcionada por el Activo

debe superar el coste derivado del Pasivo

 

Debe existir una rentabilidad neta positiva.

 

Por lo tanto, lo que refleja el Balance de una empresa es

 

su Estructura Económica, que corresponde con el Activo, compuesta por todas las inversiones que ha realizado la empresa, y

 

su Estructura Financiera, que corresponde con el Pasivo y Patrimonio Neto. Se compone de los recursos financieros que han posibilitado la adquisición y utilización de las inversiones del Activo.

 

Balance de Situación

La Estructura Económica

Representa las inversiones, el capital en funcionamiento y el destino de los recursos financieros.

 

Todas las empresas necesitan, para su normal funcionamiento, adquirir y mantener unos activos (maquinaria, naves, terrenos, etc.) para poder elaborar sus productos o para poder prestar sus servicios. Estos activos se conocen como estructura económica y se suelen descomponerse en dos grandes partidas:

 

  1. una fija, a la que se le denomina Activo Fijo o activo no corriente, que representa las inversiones duraderas de la empresa (edificios, maquinaria, etc.). Son las inversiones que van a permanecer vinculadas a la empresa un período largo de tiempo.

 

  1. otra circulante, denominada Activo Corriente o activo circulante, que hace referencia a las inversiones a corto plazo (existencias, materia prima, etc.). Está formado por aquellos elementos ligados al ciclo de explotación de la empresa. Es decir, aquellos elementos necesarios para poner en funcionamiento a las inversiones de carácter permanente.

El Activo Fjo (o Activo No Corriente)

 

Está constituido por aquellos bienes que permanecen en la empresa, por lo general, por un período superior al año (edificio, maquinaria, etc.). Son los que determinan la capacidad o dimensión productiva de la empresa.

El Activo Fijo, también denominado Inmovilizado, constituye la parte más sólida de la empresa, ya que sus elementos permanecen en la misma por un largo espacio de tiempo asegurando su subsistencia. Por este motivo es necesario que estén financiados por los Recursos Permanentes; es decir, por los fondos que constituyen el Patrimonio Neto y el Pasivo Fijo (Exigible a largo plazo).

El Activo Corriente (o Activo Circulante)

 

Los elementos del Activo Corriente se caracterizan porque se consumen en un período de tiempo relativamente corto. Se trata de aquellos activos que son susceptibles de convertirse en dinero en efectivo en un periodo inferior a un año.

 

Así, se puede decir que el Activo Corriente está compuesto por elementos que se renuevan una o varias veces a lo largo del ejercicio económico. Por ello, deben estar financiados por capitales cuyo plazo de devolución sea corto, es decir, por fondos pertenecientes al Pasivo Circulante.

 

Se trata de los elementos que sufren cambios de manera continuada por la propia actividad de la empresa, como los activos que se adquieren para su posterior venta (mercaderías) o los derechos de cobro por las ventas a crédito o el dinero en efectivo:

 

  • aquellos activos que la empresa espera vender, consumir o realizar en el transcurso del ciclo normal de explotación (que, con carácter general, no excederá de un año),

 

  • aquellos activos cuyo vencimiento, enajenación o realización se espera que se produzca en el corto plazo (plazo máximo de un año),

 

  • aquellos activos financieros clasificados como mantenidos para negociar,

 

  • la tesorería (dinero en efectivo y en cuentas bancarias) y

 

  • otros activos líquidos equivalentes.

 

 

El activo Corriente (o circulante) representa la inversión en bienes de explotación y suelen permanecer en la empresa menos de 1 año. Está constituido por los derechos, bienes o créditos que son líquidos o pueden ser convertidos en efectivo en el plazo menor a un año.

 

Para diferenciarlos se toma de referencia el ciclo de explotación (tiempo en el que la empresa completa su capacidad productiva: compra-fabricación-venta y cobro), si bien a efectos prácticos se utiliza el período anual

 

Para su estudio y análisis, el Activo Corriente se suele dividir en tres masas patrimoniales: Existencias, Realizable y Disponible.

  1. Existencias: Materias primas y demás componentes implicados y consumidos en el proceso productivo de la empresa: envases, productos semiterminados, terminados, etc.

 

  1. Realizable: Deudas que los clientes y los deudores de la empresa mantienen con ella a corto plazo y que se convertirán en disponible en menos de un año.

 

  1. Disponible: El dinero que dispone la empresa en efectivo y en cuentas corrientes (la tesorería).

Para analizar más detalladamente los elementos del Activo Corriente, su influencia en el equilibrio financiero de la empresa y la importancia de su composición, se recomienda consultar "Ratios de solvencia a corto plazo" y el "Ejemplo práctico" dentro del monográfico "Análisis Financiero".

 

Asimismo, si desea saber cómo se financia el Activo Corriente, le invitamos a leer el artículo "Las necesidades operativas de fondos (NOF)", donde se detallan todos los recursos que colaboran para financiar las operaciones corrientes de la empresa, ilustrado con un ejemplo practico.

La Estructura Financiera

La adquisición de los bienes que conforman el activo de una empresa (Estructura económica), implica disponer de unos recursos financieros (estructura financiera)

 

Esta estructura financiera refleja las distintas fuentes de procedencia de los recursos financieros que han sido utilizados para hacer posible las inversiones en el activo (estructura económica).

 

Por lo tanto,

 

La estructura financiera (Patrimonio Neto y Pasivo) representa

el capital financiero de la empresa, sus obligaciones y sus deudas.

Las cuentas que componen la Estructura Financiera se clasifican en dos grandes grupos:

 

  • Recursos Permanentes: formado por el Patrimonio Neto y el Pasivo Fijo (o Pasivo no corriente) y

 

  • Pasivo Corriente (o Pasivo Circulante).

 

El Patrimonio Neto recoge los recursos propios de la empresa (Capital, Reservas y Resultados del ejercicio).

 

El Pasivo Fijo (o no corriente) está formado por aquellos recursos financieros con exigibilidad a largo plazo, generalmente, mayor a un año.

 

El Pasivo Corriente (o circulante) está integrado por los recursos financieros cuya exigibilidad se plantea a corto plazo, generalmente en menos de un año.

La Estructura Financiera recoge los distintos recursos financieros que en un momento determinado están siendo utilizados por la empresa. Es decir, recoge las deudas y obligaciones de la empresa, clasificándolas según su procedencia (internas o externa, propias o ajenas) y plazo (a largo o a corto).

 

Es por ello, por lo que se dice que la estructura financiera constituye las fuentes de financiación de la empresa, que podemos clasificarlas en:

Equilibrio entre Inversiones y Financiaciones

Para evitar el riesgo de insolvencia (no disponer de fondos para atender los pagos a su vencimiento) debe haber una cierta correspondencia entre la liquidez del Activo y la exigibilidad del Pasivo.

 

Es por ello, por lo que se aconseja que las inversiones a largo plazo (activo fijo) sean financiadas con recursos permanentes (Patrimonio Neto y Pasivo Fijo). Esto significa que debe existir una relación entre el tiempo de permanencia del activo y el plazo en que debe ser devuelto los fondos utilizados para financiarlo; es decir, un equilibrio entre las inversiones y su financiación.

 

Pero también es verdad que ante un posible desfase entre el ritmo de los cobros generados por el Activo Corriente y el ritmo de los pagos derivado de la exigibilidad del Pasivo Corriente, sería aconsejable disponer de un fondo de seguridad.

 

Por ello, se aconseja que el Activo Corriente sea superior al Pasivo Corriente. Es decir, que lo que se cobre antes de un año sea mayor que todo lo que se deba de pagar en ese año.

 

Este fondo o colchón de seguridad que permite hacer frente a los posibles desajustes que pudieran producirse entre la corriente de cobros y de pagos se denomina Fondo de Maniobra.

 

Efectivamente, si se financia todo el Activo Corriente con Pasivo Corriente, cualquier desfase en la corriente de cobros (impago de clientes, pérdidas de existencias, etc.) con relación a la corriente de pagos, llevaría a la empresa a una situación comprometida al presentársele dificultades para cumplir sus compromisos con los acreedores.

De ahí, la importancia de que exista un Fondo de Maniobra para que se consiga el Equilibrio Financiero:

 

Debe existir una especie de fondo de seguridad que permita hacer frente a los posibles desajustes que pudieran producirse entre la corriente de

cobros y la de pagos.

 

Por eso, es recomendable que los Recursos Permanentes financien, además de la totalidad del Activo Fijo, una parte del Activo Corriente.

  • El Activo Fijo debe estar financiado por el Pasivo Fijo.

 

  • El Activo Corriente debe estar financiado, en parte por el Pasivo Corriente y en parte por Pasivo Fijo.

La parte del Activo Corriente que es financiada mediante el Pasivo Fijo

FM = AC – PC

La parte del Pasivo Fijo que financian el Activo Corriente

FM = RP – AF

 

Estructura Económica

Se identifica con el activo y recoge el conjunto de bienes que la empresa ha ido adquiriendo para poder realizar su actividad. Refleja, por lo tanto, las inversiones de la empresa. Nos muestra el destino dado a los fondos financieros.

Estructura Financiera

Se identifica con las fuentes de financiación con las que la empresa ha adquirido sus activos. Recoge el patrimonio neto y el pasivo. Nos muestra el origen de los fondos financieros.

Condición suficiente

La rentabilidad de las inversiones debe ser mayor que el coste de su financiación

Los elementos del Activo Fjo

se caracterizan por ser poco líquidos, en contraposición con los del Activo Corriente.

 

Necesitan de un tiempo prolongado para poder convertirse en dinero, por lo que suelen permanecer en la empresa por un largo período de tiempo.

 

 

El Activo Corriente está compuesto por aquellas partidas que nacen y desaparecen durante el proceso productivo:

las existencias de materia prima, de productos terminados, las cantidades que nos deben los clientes y la tesorería

Masas patrimoniales grupos de cuentas más o menos homogéneos o con las mismas características.

ACTIVO CORRIENTE

 

Existencias: Activos adquiridos para ser vendidos.

 

Realizable:

Saldo de nuestros deudores a corto plazo, y que se convertirán en disponible en menos de un año.

 

Disponible: Representa los activos más líquidos e incluye la tesorería (caja, cuentas bancarias, etc.).

Recursos Permanentes

Los que persisten en la empresa más de un ejercicio económico.

Se componen de los recursos propios y los ajenos a largo plazo.

 

En el Balance de la empresa engloba el Patrimonio Neto y el Pasivo Fijo o Pasivo no corriente (deudas a largo plazo)

 

RP = PN + PF

Fuentes de

Financiación

Aquellos mecanismos que permiten a una empresa contar con los recursos financieros necesarios para poder hacer frente a los gastos e inversiones que necesita para el desarrollo de su actividad

El

Activo Fijo

debe financiarse con Recursos Permanentes

y el

Activo Corriente

con el

Pasivo Corriente,

pero también por Recursos Permanentes, ya que de lo contrario la empresa podría encontrarse en dificultades para hacer frente a sus deudas a corto plazo.

Además del Fondo de Maniobra, las deudas a corto plazo también colaboran en la financiación de lo que se denomina las necesidades operativas de fondos (NOF), necesidades que tienen las empresas para mantener el activo corriente.